Blogia
::: Dorotatxu :::

OSCURO E INCIERTO SE PRESENTA EL REINADO DE WITIZA

De alguna manera esta frase que recuerdo de cuando estudiábamos la lista de los reyes godos, me recuerda a la tesis de la Sra. Lacalle y a la intervención del P. Garza.

Quien la pronunciara, no cabe duda de que lo hacía desde el temor, un temor no justificado puesto que el reinado de Witiza -hasta donde dicen los anales de la historia- comportó prosperidad y gozo para Hispania.  

En el caso de la Sra. Lacalle, el temor estimo que nace del desconocimiento de las realidades de las que habla. No hablo de un conocimiento teórico, sino vivenciado. 

Sin duda no ignora que las leyes se votan en el Parlamento, y que la constitución de éste depende del resultado de los comicios electorales. Pues bien.  Lo primero que me llama la atención de la publicación de este artículo, es su coincidencia en cuanto a fechas con la proximidad de los del 9 de Marzo.  

Yo a la Sra. Lacalle le diría lo siguiente: 

  1. En primer lugar, que el conjunto de normas no hacen sino ordenar la convivencia.
  2. Que realmente hay una serie de valores que como sociedad se comparten,
  3. Pero que la sociedad es algo dinámico.  

No quiero decir con esto que los valores en cuanto ordenados al bien del ser humano hayan de ser susceptibles de variación según una u otra época o según una u otra tendencia, sino que los modelos de sociedad han evolucionado lo suficiente como para que se revisen determinadas concepciones.  

Sin menospreciar que algunas de las disposiciones de las que habla la Sra. Lacalle tengan detrás auténticos dramas humanos (considérese que por muy feminista y/u homosexual que se sea, a nadie le gusta que no se le reconozca su identidad, que se le pretenda marginar de la sociedad, o haber experimentado un fracaso personal –por no decir algún tipo de opción que pueda tomarse en una situación límite en la que realmente, objetivamente o no, interpretes que de ella depende tu subsistencia-), la cuestión es que una vez promulgada una norma y en el caso de que a la vista de su aplicación se demuestren inadecuada, podría modificarse.   

Simplemente porque todos optamos por una razón de bien.  

Y así, aunque coyunturalmente y por razones de oportunismo político se trate de favorecer una determinada opción, y aun suponiendo que ésta alcance el número de votos suficientes, el buen o mal uso que se haga de un supuesto logro electoral, será determinante para un resultado electoral posterior.  

Mantiene la Sra. Lacalle que la ideología de género ha logrado imponerse en España en tres ámbitos legislativos clave: la identidad personal, la familia y la educación.  Su tesis desarrolla estos temas. Pero en lo que creo que tanto la Sra. Lacalle como el P. Garza se equivocan (a mi modo de ver) es en la consideración de que estas iniciativas legislativas de las que habla obedezcan a la intención de cambiar la cultura por motivos ideológicos, o que puedan suponer un experimento de ingeniería genética de resultados nefastos y funestos para la sociedad.

Su postura me recuerda a quien vaticinaba del reinado de Witiza una época de incertidumbre y oscuridad. 

Mire usted, Sra. Lacalle: 

  • La aceptación individual y/o colectiva de la identidad de un ser personal,
  • las distintas formas de familia co-existentes en la actualidad,
  •  o el modo de integrar una determinada forma cultural por parte de la sociedad a través de un modelo de enseñanza, para nada darán al traste con lo que la comunidad humana es ni con el modo en que se interrelaciona. 

Esta situación sólo se daría si se pervirtiesen sus valores, es decir -y desde un punto de vista cristiano- si individual y/o colectivamente se rehusara ante los dones otorgados por Dios.

El primero y más fundamental es el de la Vida: La Vida que se comparte debidamente animada por Él. 

Nuestro modo de concebir la Vida incluye la dimensión transcendente, o mejor, el hecho de compartir la Vida transcendente es precisamente lo que da razón de identidad a los seres humanos, no su sexualidad. 

Séase hombre o  mujer, homosexual o heterosexual, la Vida de Dios habita en tod@s nosotros desde el momento de nuestro Bautismo, y en la medida en que nosotros no queramos apartarnos de Él. 

En ocasiones rehusamos, ¡desde luego que si!, y comprobamos en nuestro fuero interno que nosotros somos los primeros perjudicados ante lo que sin duda ha sido un error.

A veces nos resultan errores imperdonables (me refiero a un aborto voluntario por ejemplo, al parecer tan difícil de olvidar). Pero de nuestros errores podemos aprender, y simplemente con sabernos perdonados podemos perdonárnoslos  a nosotros mismos con la sincera voluntad de no volverlos a repetir. 

Quiero con esto decir, que nos es realmente imposible ponernos en la situación de algunos hermanos supuesto que no hayamos pasado por su experiencia, Sra. Lacalle. Tenga en cuenta que ellos, como nosotr@s, tienen y tenemos a diario ocasión de recomenzar. 

Pero en ningún modo considero un rehúse ante la Vida de Dios la reivindicación de que un ser humano sea aceptado en su idiosincrasia, o de que entre dos seres humanos pueda contraerse una unión estable y duradera que proteja y procure, y que además comparta con otros seres ya nacidos, la Vida de Dios.

No todos los seres humanos hemos sido creados para perpetuar nuestra especie, Sra. Lacalle, pero sí hemos sido creados para ser y ejercer libremente como hijos de Dios… 

En cuanto a la educación con la tolerancia como vínculo, considero que tampoco supone una amenaza para la cultura de occidente –de raíces profundamente cristianas como ustedes dicen- ni un peligro para la sociedad. La idea no puede ser manipular nuestra opinión mediante el miedo a lo desconocido para llegar a controlar las Leyes, Sra. Lacalle. El poder nunca es un buen consejero evangélicamente hablando.

Si lo que subyace a tal intención es el bien de la sociedad, yo les sugeriría otro tipo de argumento. Nosotros –l@s cristian@s- no educamos en la fe por tradición, sino conscientes de su conveniencia para nosotros mismos.

Si defendemos y pretendemos mantener un orden asentado en nuestra sociedad a través de los siglos, no es por un afán de dominio, sino porque el ejercicio de tal escala de valores, no sólo la ha demostrado válida y constructiva,  sino que realmente conduce a la plena evolución del ser humano.

El futuro está por venir. Lo construiremos entre todos. A veces no sabemos si lo que vendrá será lo que queremos; pero lo que sí sabemos claramente es lo que no queremos: que nos manipulen con la pretensión de hacer de las verdades propias verdades absolutas.

Tenga en cuenta, Sra. Lacalle, que una parte de sus lectores nos sabemos ciudadanos del cielo. Que, dispuestos a ejercitar una opción política, lo haremos en conciencia y con la libertad propia de los hijos de Dios.

Sería también un buen momento para recordarle –con San Pablo- la conveniencia como Iglesia de la unidad en lo fundamental (que en ningún caso puede separarse del contenido del Evangelio), la discrecionalidad ante lo opinable, y en medio de todo ello, la caridad.    

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

17 comentarios

MLS -

Hola a todos!
Me ha encantado este artículo Dorota, estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo soy de La Rioja, veo que hay mucha gente del norte por aquí, cualquier día nos juntamos y hacemos una meriendita, jajaja.

Te animo a que sigas escribiendo artículos tan interesantes. Es la primera vez que me animo a escribir pero siempre te leo y estoy esperando a que salga tu siguiente artículo.

Un saludo a todos!!

Martika -

A esa fiesta también voy yo. Yo estoy forjada en aguas del Cantábrico. El pequeño milagro de internet es poder aprender todos y contactar a pesar de nuestras diferencias geográficas.

Joaquim -

¡Qué animación! ¿Dónde está la fiesta?
Yo nací en el Mediterráneo.

Hola -

mi nombre tambien es verdadero...

JML -

Irune: ya somos dos de Irún.

Saludos

JML

Dorota -

Pues ahora os lo aclaro yo, queridos amigos.
Efectivamente, vuestras intervenciones pueden aparecer con el nombre que queráis, siempre que pongáis correctamente la dirección de correo electrónico (al menos así es como me llegan a mí).
Quiero además deciros que en este pasado mes, hemos quintuplicado el número de visitantes del blog con respecto a la media que veníamos manteniendo -no digo de visitas, sino de usuarios únicos absolutos, es decir, de visitantes- por lo que, supuesto que pertenezcáis a ese colectivo, a vosotros como al resto aprovecho para daros mi más cordial bienvenida.

Alfredo -

No lo se. Yo firmo con el mío.

Irune -

Tal vez me anime, aunque lo cierto es que me da cierto apuro. Veo que algunos lo hacen con nombre falso, así que supongo que podrá hacerse así.

Alfredo -

Al parecer los tres somos del turno de día. Efectivamente, este artículo ha estado muy bien a mi modo de ver. No hay derecho a que nos manipulen y a que sean tan proteccionistas. Yo ya he intervenido en otras ocasiones y lo hago desde Gasteiz, así que os animo a que lo hagáis también.

Irune -

Yo también lo acabo de descubrir y me gusta. Desde Irún otro saludo para tí. No es que esté bien o mal, es que es distinto y se le entiende bien, ¿no crees?.
Concretamente este artículo es francamente bueno.

Jauma -

Os escribo para deciros que os leo desde Valencia y que me encanta el estilo de este blog. Tal vez algún día me anime a intervenir, pero de momento os escribo solo para deciros eso.
Un saludo.

Dorota -

Sólo una persona humilde puede ser sabia, querido Gorka.

Gorka 97 -

En la vida de Jesús, que se sabía que era el Mesías, nunca le gustó que se le llamara Mesías pues para el pueblo judio llamarle Mesías encerraba "el poder político" .
Por eso los mandatarios judios pararon la historia de Israel, al atar el nombre de Mesías, al poder político.
Celebran el pasado y se cierran a su significado para el tiempo futuro.
De aquí la lucha muerte contra Jesús que no cierra el signicado de las Escrituras al tiempo futuro.
El poder debe ser servicio que permite el diálogo, la convivencia entre extraños, que es fuente de libertad y felicidad:el que pierde su vida ( vivirla como servicio) dirá Jesus la encontrará.
Eso sí, ese servicio debe ser lo más cualificado, por lo mismo buscar la máxima perfección, formación; cuanto más, mejor.
El servicio así es elegante, respetuoso, pues no busca servirse de él, sino servir.
Los enemigos de la moral cristiana son el Poder, el Dinero.
Para el cristiano Dios no es poder, Ternura con todas las perfecciones
Con todo lo que he escrito subrayo lo que escribe JML; me siento "para qué" he hecho este comentario; lo sabio ha sido lo escrito por JML.
Pero también uno tiene el derecho, de no serlo; eso sí con toda paz.

Dorota -

Ya has visto querido Hola, que tal vez sepas mucho más de Witiza tú que yo misma...

Celebro que te hayan gustado tanto las intervenciones de JML como la mía.

Las tuyas también fueron excelentes.

Hola -

a mi tambien...
Saludos.

Dorota -

Me alegro mucho y te lo agradezco, JML.

A mí la tuya támbién. Ya te lo dije.

JML -

Me ha gustado mucho esta reflexión. De cabo a rabo.

JML
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres