Blogia
::: Dorotatxu :::

12ª PREGUNTA REALIZADA

Nos encontramos en esta ocasión con una pregunta de Dorota. Para leerla y poder opinar, tendríais que pinchar en comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Dorota -

Al comenzar tu razonamiento habrás querido decir que creemos que las cosas son en virtud de lo que cuestan, ¿no es así?...


Lo que las cosas son, han de ser percibidas: así es, y es eso precisamente lo que justifica nuestros juicios de valor.


Precisamente ese era el origen de mi pregunta.


Las cosas, pues, parece que comienzan a aclararse.


Nuestra percepción, como dices, no es infalible, y cierto es además, que aceptamos criterios ajenos por el hecho que es común su aceptación con excesiva facilidad. Pero el hecho de que en un momento hayamos realizado un juicio de valor en un determinado sentido, no modifica su valor intrínsecamente, y –en el caso de que se demostrara erróneo- sugiere automáticamente su modificación.


Yo creo que no hacéis Joaquim y tú la misma interpretación de la expresión “políticamente correcto”, pero si él cree que procede, supongo que por sí mismo intervendrá.


Pero si a lo que te refieres es a la falta de tolerancia y de respeto por parte de –vamos a decir- una u otra concepción, como has comprobado yo ya he manifestado mi opinión en mi intervención anterior.


Lo que el auténtico religioso debería identificar, precisamente, es “el carisma” “en el ajeno”, es decir, la intervención de Dios en el otro como en ti mismo, para la edificación de la Iglesia.


Si por fe interpretas conocimiento de esta realidad, estoy de acuerdo contigo.


A lo largo de la historia, la presencia de la Iglesia como institución ha sido la que ha sido, y está claro que ha tenido una clara influencia, si no política, si “en la polis”, y en un sentido tanto positivo como negativo, pero también sobre eso he manifestado mi opinión en el post anterior, así que no insisto.


Pero no creas, Hola, que vuestras intervenciones me han apartado para nada de mi pregunta inicial. Voy sacando con ellas mis propias y generadoras conclusiones, así que muchas gracias.

Hola -

¡ y yo pensando que estaba haciendo un simple apunte al comentario!

Dorota, no había visto tu intervención! (despistado que es uno)…

Bueno, me quedo con lo que pretendía añadir:

Las cosas valen por lo que son, pero el hombre es un ser muy limitado, capaz de confundir muy bien lo que las cosas son en virtud de lo que valen… (los aficionados a invertir en bolsa lo tendrán claro con el concepto de “inversión de valor”, confundir el valor de una empresa, con una alta cotización, es un error muy grave, pero extremadamente común).

Quiere esto decir, que la percepción de los valores no es infalible, y a menudo ocurre que se aceptan por el mero hecho de estar generalizados, o de formar parte de una tradición (aquí ya no estoy “jugando a los filósofos”, por cierto, el relativismo, para minimizar problemas, y poco más… o ¿acaso tendríamos algún reo si no? esos juicios habría que verlos!)

La percepción de la falta de valores ajenos y la incapacidad de hacerlo patente por lo políticamente correcto, no se da en la relación de la sociedad religiosa con la sociedad laica (tomando con pinzas, por favor, lo que supone generalizar). En este caso, el religioso identifica muy bien la falta de valores ajena, y no tiene ningún problema en dejarlo claro.

Pero ¿y cuando se equivocan? La fe sustenta la creencia de que estás en lo correcto.

Yo sigo creyendo que la religión goza en ese sentido de un “respeto adicional, no dispensado en otros ámbitos de la vida”..., pero si insisto en sacar más ejemplos (o menos caducos), los mensajes se alejarán tanto de la pregunta original, que no recordaré ni de dónde venía.

Saludos

Dorota -

La cuestión es que leyéndoos a todos seguido, es fácil darse cuenta de que en realidad lo que aparentemente son desacuerdos, evidencian de modo diverso algo que de entrada nos merece un juicio moral.

El “políticamente correcto” o el “respeto extra” de los que habláis, no son en absoluto, ni intrínsecamente, respetables ni dignos de respeto dentro de la Iglesia.

Es el Espíritu el que habita y actúa en y a través de los que componemos la Iglesia, y la comunicación con Él tiene lugar en el ámbito de la conciencia –que es de lo que habla Gorka-.

Quien tiene esa experiencia lo sabe, y por eso puede recorrer su camino haciendo de él –sean cuales sean las circunstancias- un camino de gozo porque se sabe en comunión con Él, como también decía Gorka.

Pero una cosa es tener una experiencia de Dios, y otra cosa pretender apropiársela en exclusiva, manipularla, o únicamente hablar sobre ella –que no exactamente lo mismo- pretendiendo encima dogmatizar.

Es entre personas que respetan la realidad de que el Espíritu de Dios “sopla” sobre quien quiere únicamente entre las que se puede dialogar.

No hace falta que estemos al cien por cien de acuerdo unos con otros: precisamente para intentarlo es para lo que necesitamos dialogar.

Pero lo que hace falta, es que unos y otros compartamos el mismo afán de llegar a la Verdad, una Verdad que no es otra –como os digo- que el Espíritu Santo actúa sobre unos y sobre otros “centripetando” y clamando siempre por la unidad.

El respeto mundano, ¡ya sabéis –y de mi parte-…pikutara!....

Dorota -

Me tendréis que perdonar que desde ayer a mediodía no os haya hecho ningún caso, pero es que he estado apartada de mi entorno, ¡eso si!, a plena satisfacción.
Procuraré intervenir también yo esta tarde-noche.
Hasta entonces, deciros lo feliz que estoy comprobando cómo nos comunicamos.
Un salud.

Joaquim -

Para tu tranquilidad, cuando un menor se encuentra en la doble y triste circunstancia de ser hijo de testigos de Jehová y necesitar una transfusión el médico de turno solicita y obtiene una orden judicial sin problemas. Además, los testigos no son tratados con el respeto que supones sino que son tratados como la secta que son, piadosa si quieres, pero sectaria.

Hola -

Oh, perdón, un poco de cerros de Úbeda, una vez más :) ... Joaquim, no te dejes liar, que soy un liante, y lo que trato de decir está en línea de lo que has escrito…

Por cerrar un poco mi paseo por el extrarradio, aclaro:

Como dices, llama la atención para el caso del diálogo interreligioso, como en el caso en el que una de las partes es capaz de saber o intuir qué es lo mejor, y es capaz además de saber o intuir que eso es algo que otro tipo de fe no tiene, pero no es capaz de expresárselo así de claro (decírselo a la cara vamos), por el tan reconocido hábito de lo “políticamente correcto” (si te he entendido bien).

Sencillamente, al leerte, me ha recordado a mí otro ejemplo similar, eso es todo… me explico, es el respeto extra al que yo quería referirme. El paralelismo es el siguiente, si sabemos que una transfusión es necesaria para la vida de un menor, pero la religión de sus padres nos impide hacérsela ¿Hay que hacer ver que el otro tiene grandes virtudes cuando la realidad demuestra que no es así? (perdón por el “parafraseo”, pero de verdad leerte me ha sugerido este otro ejemplo)…

Saludos cordiales también, faltaría más…

Joaquim -

Bueno, quien hecho la afirmación de que los religiosos tienen trato de respeto eres tú, o sea que no me líes. La precisión que haces tampoco acabo de entenderla, a no ser que concretes o personifiques un poco más. Y no veo aún que tiene que ver todo esto del respeto con la pregunta que yo hacía y que planteaba en un marco distinto.

Saludos cordiales.

Hola -

En realidad pensar que “si los religiosos reciben un trato de respeto por parte de los laicos será porque se lo han merecido”, es como confundir el precio con el valor, parecido a pensar que si algo tiene un precio, será porque lo vale (por volver un poco al origen de la pregunta), pero solo si estuviéramos generalizando, que creo que no es el caso de ninguno de los dos :)

En mi caso, a lo que me estoy refiriendo con el respeto “extra”, no es a los religiosos que se centran en la religión, y que por ello reciben un respeto merecido, sino a los religiosos dispuestos a hacer cualquier otra cosa, amparándose en que son religiosos, como ciencia, o política… u otro tipo de actuaciones, como impedir una transfusión de sangre, por poner un ejemplo. Reciben un respeto difícil de comparar con el resto de la población.

No es tan distinto a la pregunta “¿Hay que hacer ver que el otro tiene grandes virtudes cuando la realidad demuestra que no es así?”

saludos

Joaquim -

Lo que pretendía era precisamente criticar una relación en la que sólo una de las partes usa lenguaje políticamente correcto y si eso sirve de algo.
Por lo demás, si los religiosos reciben un trato de respeto por parte de los laicos será porque se lo han merecido, sino cómo se explica eso que llamas respeto “extra”.

Hola -

Bueno, solo me apoyaba en tu comentario, referido al diálogo interreligioso. En ese ámbito, están tan afectados por lo políticamente correcto como todos los demás. Y a lo que me refiero con el respeto extra, es al trato que los religiosos reciben del resto de la sociedad “civil”.
Saludos de nuevo.

Joaquim -

Lo políticamente correcto está bastante alejado del ámbito religioso, a no ser que te refieras a lo políticamente correcto dentro de la Iglesia.

Hola -

Aun diría más Joaquim, el ámbito religioso no solo se beneficia de lo políticamente correcto, sino de un respeto adicional, no dispensado en otros ámbitos de la vida... "c'est la vie"
Saludos

Joaquim -

Entonces, si sabemos o intuimos qué es lo mejor, en este tiempo de lo políticamente correcto en que la valentía no es un valor al alza, el diálogo interreligioso de qué sirve. Cuando los valores que nos construyen como personas no son adoptados por la otra parte ni entran en su agenda más o menos próxima, de qué sirve. ¿Hay que hacer ver que el otro tiene grandes virtudes cuando la realidad demuestra que no es así? ¿Qué postura hay que adoptar?

Gorka 97 -

Yo también creo que las cosas valen por lo que son.
Luego viene el vendedor que cubre las cosas de tal manera que pueden falsificar el valor de las cosas.
En la moral más claro, pues depende del ese tan íntimo de la personalidad que sólo sabe cada uno cómo lo vive y eso hace valer lo que es más íntimo en la persona.
Y ese vivir es insustituible y una auténtica mina donde hay valores increibles.
Personas que viven en un desierto van caminando por él con unos valores inreibles.

Hola -

¿por que lo dices?

Dorota -

Yo también creo que las cosas valen por lo que son, y que la valoración que les damos puede estar mediatizada, querido Hola.
Pero si ese razonamiento te es válido para el mundo mercantil, ¿por qué no lo consideras igualmente válido para el campo de lo moral?

Hola -

Yo creo que las cosas valen por lo que son, siempre, lo que ocurre es que no se siempre las cosas despiertan interés por esa razón. En términos de marketing supone comparar precio con valor.

Dorota -

Dejadme haceros una pregunta:
¿Vosotr@s creéis que las cosas valen por lo que son, o que las cosas son por lo que valen?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres