Blogia
::: Dorotatxu :::

DIOS y LAS MATEMÁTICAS

 El pasado 17 de marzo, la “John Templeton Fundation” anunció en una rueda de prensa desde el Church Center de la O.N.U. el nombre del premiado 2008, el polaco Michael Heller (filósofo, matemático, astrofísico y sacerdote).

Ordenado sacerdote en 1959, el P. Michael Heller desempeña a la par de su ministerio pastoral, la labor como docente de filosofía en la Pontificia Academia de Teología de Cracovia desde 1985.

Ha sido profesor visitante en el Instituto de Astrofísica y Geofísica de la Universidad Católica de Lovaina, y ha impartido cursos en el Instituto de Astrofísica de la Universidad de Oxford, así como en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Leicester.

Desde 1986 colabora también con el Observatorio Vaticano en Castel Gandolfo donde conoció a los renombrados jesuítas George Coyne y William Stroeger, junto a los cuales ha publicado algunos ensayos.

El P. Heller, de 72 años (Tarnow, Polonia, 12 de Marzo de 1936) cuenta con una prolífica obra que incluye una treintena de libros, la mayoría en polaco y unos pocos en inglés.

Pero más que a la trayectoria o al conjunto general de su amplia obra, la Fundación ha querido centrar el reconocimiento en un punto más concreto del discurso intelectual del P. Heller.

Ese motivo lo ha resumido la misma Fundación en la interrogante "¿Necesita una causa el universo?". En buena medida, la concesión del premio estuvo motivada por los agudos enfoques y los conceptos originalmente desarrollados por el P. Heller sobre la causalidad y el origen del universo con su clara vinculación teísta.

Este hecho ha quedado remarcado en la declaración que el mismo P. Heller hizo recientemente y que resume parte de su pensamiento.  

"... Siempre quise hacer las cosas más importantes. ¿Y qué puede ser más importante que la ciencia y la religión?... La ciencia nos brinda el conocimiento, y la religión nos da el significado, y ambas son prerrequisitos de una existencia decente. Y la paradoja es que esos dos grandes valores parecen siempre estar en conflicto. A menudo  me preguntan ""¿Cómo puedo reconciliarlas""?...

Y cuando tal pregunta me es formulada por un científico o un filósofo, invariablemente me pregunto: ¿cómo es posible que personas bien educadas estén tan ciegas como para no ver que la ciencia no hace más que explorar la creación de Dios?..."

El P. Heller parece admitir el enfoque de la metafísica tomista clásica que exige, para la explicación del universo, una causa primera no creada y necesaria identificándola con Dios, ya que el mundo no puede atribuirse la necesidad. Siendo así, sólo Dios puede ser entendido como esa primera causa, fundamento del ser y único ser  necesario.

Esto se evidencia al repasar una reciente declaración a la prensa:

"Al contemplar el universo se impone una pregunta: ¿necesita el universo tener una causa?... Es claro que las explicaciones causales son una parte vital del método científico. Variados procesos en el universo pueden ser expuestos como una sucesión de estados, de tal manera que el estado precedente es causa del que le sucede.

Si observamos con más profundidad estos procesos, vemos que hay siempre una ley dinámica que perscribe cómo un estado debe producir el otro. Pero las leyes dinámicas se expresan en forma de ecuaciones matemáticas, y si preguntamos acerca de las causas del universo, deberíamos preguntar acerca de la causa de las leyes matemáticas.

Al hacerlo así, nos situamos en el gran plan maestro de Dios al pensar el universo. Al hacerlo, nos encontramos ante la pregunta de la causalidad definitiva: ¿Por qué existe algo en lugar de no existir nada?

Al hacer esta pregunta, nosotros no estamos preguntando por una causa como todas las otras causas. Nosotros estamos preguntando por la raíz de todas las posibles causas. La ciencia no es sino el esfuerzo colectivo de la mente humana para leer la mente de Dios desde las preguntas de las cuales nosotros y el mundoo parecemos estar hechos"

Interesantes reflexiones, ¿no creéis?...

Como siempre os digo, tal vez vosotros tengáis algo que opinar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Dorota -

A mí también, querida Martika.

Pero dentro de mi ignorancia matemática, permíteme que lo dude.

Sus manifestaciones -efectos psíquicos y somáticos- tal vez sí, pero el Amor en términos absolutos, es sencillamente inmensurable.

Martika -

También dicen q han creado una formula matematica para el amor...Como yo siempre catee las mates,esto me suena a chino la verdad

Dorota -

Tus comentarios siempre son brillantes, querido Hola.

Como tú, yo también creo en el poder limitador tanto de las palabras como de las formulaciones.

Pero si ésto es así, será porque existe una realidad previa e ilimitada que expresar, ¿no lo crees tú así?...

Y otra cosita:
El mal existe, como ausencia de bien -del mismo modo que el frío existe como ausencia de calor.

Pero sólo la práctica una de las opciones (de la del bien en cuanto que conveniente) conduce a la evolución en el propio ser.

Supongo que me responderás...

Hola -

Dorota, sugiero no perder el tiempo repitiéndonos, o reduciendo la historia:

“Dios es Amor, Unidad, Bondad, Verdad, Belleza...” ergo Dios existe
“¿Consideras indemostrable que todos esos atributos existan?...” No, ergo Dios existe
“¿Los consideras indemostrables, quizá?...” No, ergo Dios existe
“... todo ello de un modo ilimitado…” Ops. De repente no es tan fácil demostrar que existan los conceptos anteriores, ¿no?, veamos, pensar que exista la belleza ilimitada, es tan respetable como pensar que exista la fealdad ilimitada, ¿o no? (me temo que de seguir, nos empezaremos a repetir, creo que ya se intuye el problema de este tipo de argumentario).

Otra manera de afrontar el mismo problema se refleja en el siguiente comentario:
“... ¿no son las fórmulas matemáticas formas de elaborar un concepto?... ¿No pre-existe el concepto a la fórmula independientemente de la utilización que de nuestras formulaciones hagamos con posterioridad?”.

Déjame que plantee la cuestión al revés por un momento, ¿pre-existe el monstruo del espagueti volador al concepto en torno a él elaborado según el postula el pastafarismo? Dicho así parece obvio que no, ¿no?. La formulación matemática no cambia esa obviedad.

En definitiva, no deja de ser un error. No debe uno confundir una formulación matemática con la realidad. Las matemáticas no dejan de ser un lenguaje, y como tal, como ocurre con la palabra, puede describir la realidad, con la misma facilidad con la que puede tratar la irrealidad. Si algo existe, y lo analizo a través de formulaciones matemáticas, seguirá existiendo, independientemente de nuestras formulaciones, en eso tienes razón, pero interpretar esa relación en sentido contrario, te lleva al error de pensar que aquello que es tratable por las matemáticas, es real, y eso, insisto es un error.

Ay, si todo fuera tan sencillo como eso, si todo se redujera a decir, que como puede hablarse de ello, es real, la de tinta que se hubiera ahorrado la humanidad!

Insisto, creer o no creer es libre, y requiere fe. Las interpretaciones que de él hacen las religiones, a menudo sí son susceptibles de análisis… simplificar el tema solo despista, y me temo que la religión va mucho más allá que decir que Dios es el amor infinito…

Saludos de nuevo…

Dorota -

Y otra cosita...
... ¿no son las fórmulas matemáticas formas de elaborar un concepto?...
¿No pre-existe el concepto a la fórmula independientemente de la utilización que de nuestras formulaciones hagamos con posterioridad?

Dorota -

Mira, querido Hola:
Dios es Amor, Unidad, Bondad, Verdad, Belleza...
... todo ello de un modo ilimitado.
¿Consideras indemostrable que todos esos atributos existan?...
¿Los consideras indemostrables, quizá?...

Hola -

Me temo que no, las matemáticas ni siquiera necesitan que algo exista...

Dorota -

Luego te contesto más detalladamente, querido Hola…
… ¿Pero tú no crees que a base de fórmulas matemáticas no hacemos sino dar expresión a lo que conocemos de algo que previamente existe?...

Hola -

A mí me parecen reflexiones tan interesantes como redundantes, de la opinión de una persona concreta, pero poco más que eso.
.- Y digo redundantes, porque LA EXISTENCIA O NO DE DIOS es algo que poca demostración científica tiene, ni en un sentido ni en el otro (desde aquí, suerte al que insista en intentarlo).
.- Y digo que es la opinión de un solo hombre, porque la existencia o no de un Dios, es un hecho indemostrable. Un científico, como tal, generalmente no perderá un solo minuto en un hecho indemostrable (la existencia de Dios), creerá en él, o no lo hará, pero nada más, tal y como hace el común de los mortales (el señor Michael Heller solo es otro ejemplo).

En cualquier caso, dejando al margen el entusiasmo de la Fundación por los científicos creyentes (¿por qué no iba a haberlos?), existe una tendencia, más o menos generalizada, a considerar el problema de la existencia o no de un Dios, partiendo para su demostración, de la necesidad de su intervención en el origen del universo (que por cierto, no tiene por qué tenerlo, pero eso es otra historia). Insistir de nuevo, la existencia de Dios, es un hecho INDEMOSTRABLE desde el punto de vista científico, tanto en cuanto no venga él mismo a sacarnos de nuestro error.

Este hecho, sin embargo, fomenta una visión miope de las discrepancias ente creyentes y no creyentes, en la que los seguidores de una fe, se obcecan en insistir. Las discrepancias puestas en cuestión, NO SE CENTRAN EN LA EXISTENCIA O NO DE DIOS (otra vez, indemostrable).

¿cuál es entonces la “parafernalia” que sí se puede cuestionar?
En este mismo blog, ya se preguntó en alguna ocasión, que “si Dios existe, ¿por qué se empeña en actuar como si no existiera?”... la formulación de la pregunta lo dice todo.
Si tu fe es “verdadera”, y Dios existe, analicemos el meollo que “vende la fe”, meollo que sí es analizable por el método científico.

Si diéramos por buena LA EXISTENCIA DE UN DIOS, ¿SERÍA TAL Y COMO ME LO ESTÁS CONTANDO?

Ahí podemos hablar todo lo que queráis, incluso analizar su veracidad desde el punto de vista científico. (¿las oraciones pueden curar enfermedades? ¿la sábana santa es la sábana santa? ¿la biblia incluye metáforas o hechos? ¿fue un milagro la salvación de un piloto en un accidente de la formula uno? ¿tiene la evolución una voluntad divina?, etc, etc, etc…)

Bueno, saludos a todos, como siempre…

Dorota -

Gracias por avisarme, Alfredo.
Sí. Llevamos algunos días con un funcionamimento extraño. Me avisaron de que iba a pasar la noche del sábado al domingo, pero lo cierto es que la cosa parece que se alarga.
¡Ya lo siento!
Habrá que seguir intentándolo.
Un saludo

Alfredo -

El artículo me ha parecido muy bueno pero quería que supieras que llevamos desde el sábado que no se puede entrar en el blog muchas veces.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres