Blogia
::: Dorotatxu :::

ESTÁS COMPLETAMENTE DESPROVISTA DE FINGIMIENTO...

Te decía, querida Martika, que tu comentario de que aunque del Amor no estuvieras desengañada del enamoramiento si lo estabas (y mucho), evocaba en mí el recuerdo de un poema de E. Evtuchenko que comenzaba con la misma frase con la que he titulado este comentario.

Aunque del texto no dispongo en este momento (tal vez lo tenga en nuestra residencia de veraneo), lo que sí recuerdo de él es que Evtuchenko estaba prendado de un ser así.

No es para menos. Aquel ser era poco menos que un ángel para el poeta...

Yo creo que los ángeles existen, pero hay quien interpreta que no son sino manifestaciones puntuales de la Providencia de Dios en nuestras vidas.

Pues bien. Conjugando ambas posibilidades yo os digo que,

  •  de existir
  • y de adquirir como manifestación de la Providencia de Dios una forma semejante a la nuestra,
  •  por fuerza los ángeles han ser seres totalmente desprovistos de fingimiento

Otra posibilidad no cabe, puesto que el fingimiento no engendra sino mentira.

Es sabido que la Providencia de Dios puede hacerse patente de ilimitadas maneras; también por encima de las desgracias.

 o        Pero es francamente poco probable que nosotros la percibamos a través de seres en los que no habite la Verdad.

Lo que sucede es que a veces, y en nuestras vidas, confundimos ángeles (manifestaciones de la Providencia de Dios) con fantasmas que no son sino fruto de nuestra imaginación.

Decía Teresa de Ávila que la imaginación era la loca de la casa. Sustancialmente no estoy de acuerdo con esta afirmación (puesto que considero que la imaginación es una facultad necesaria y muy interesante en nuestro  buen razonar), pero si estoy de acuerdo con ella en que nuestra imaginación, en ocasiones, nos juega malas pasadas.

Esto es así,

  •  porque como los seres humanos sólo amamos por una razón de bien, (o de bondad),
  •  en ocasiones tendemos a concebir a nuestr@ amad@ “adornándole” con una serie de bondades
    • que aunque a veces sí es cierto que “malimaginamos”,
    •  otras veces también lo es que en dicho proceso interviene activamente “su fingimiento”, es decir, su ocultación deliberada de la verdad.

El amor egoísta, es decir, un amor ralo de estas características a través del cual “nuestr@ amad@” no se nos comparte como realmente es sino como pretende que le consideremos, como te decía en un post anterior como relación no es para nada deseable.

Celebro si te has desembarazado (supuesto que lo hayas hecho) de alguna relación así.

Tampoco te digo yo que nos enamoremos de ángeles, querida Martika.

Lo que sí te digo es,

  •  que cuando compartimos unos y otros el verdadero Amor,
  • cuantos amamos y cuantos nos aman son para nosotros auténticos ángeles:
    •  auténtica manifestación de los Designios de Amor para nosotros y en nuestra vida, de Nuestro Padre Dios.

Por cierto: tú pareces un angelito encantador...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Martika -

Gracias Dorota por este comentario. Igual me he puesto muy dramatica en mis comentarios. Es simplemente q estoy en pleno duelo,por la perdida de una relacion,q por otra parte no me aportaba nada. Y estoy bien,pero sin muchas ganas de enamoramientos,tiempo al tiempo!

dorota -

Se me ha olvidado decirte, Martika (parafraseándo a Pio Cabanillas), que en estos casos "lo realmente urgente, es la paciencia".
Créeme que la Providencia está pendiente de tí. Tú sólamente estáte pendiente de percibirla, pero sin engañarte.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres